quitar un titular de la hipoteca por fallecimiento

Cómo quitar un titular de hipoteca por fallecimiento Guía paso a paso

Cuando una persona que es titular o co-titular de una hipoteca muere, se producen modificaciones en el préstamo. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que el fallecimiento en ningún caso significa que la deuda desaparezca. Por lo tanto, resulta crucial comprender cómo afecta el deceso al préstamo contratado, qué posibles situaciones pueden surgir, las ventajas que proporciona contar con un seguro de vida y quién es responsable de asumir la deuda pendiente. A continuación, exploramos los diversos escenarios que pueden presentarse y ofrecemos algunas consideraciones fundamentales:

Medidas a tomar ante el fallecimiento del deudor de una hipoteca

Al estrenar un hogar, es posible que no se tenga en cuenta qué sucedería si el titular del préstamo hipotecario fallece, aunque es fundamental estar preparado para esta eventualidad. Conocer la ley respecto a la deuda hipotecaria es esencial para actuar con rapidez y claridad en caso de que esta situación ocurra...



De acuerdo a la ley hipotecaria vigente, la entidad financiera tiene la facultad de iniciar la ejecución de la hipoteca cuando se acumulan 12 cuotas impagas o el equivalente al 3% del capital durante la primera mitad del plazo o 15 mensualidades o el 7% del capital durante la segunda mitad del plazo.



El fallecimiento de uno de los titulares de la hipoteca conlleva cambios en la misma, aunque es importante tener en cuenta que la deuda no desaparece automáticamente. Por lo tanto, es recomendable estar preparado para esta situación y conocer las alternativas disponibles, como por ejemplo quién se hace cargo del préstamo o qué ocurre si hay un seguro vigente...

En caso de defunción de uno de los poseedores

En esta situación, es importante considerar que las hipotecas con más de un titular son solidarias. Esto implica que todos los titulares son responsables por la totalidad de la deuda, no solo por su parte correspondiente.

En caso de fallecimiento de uno de los miembros de la pareja, el otro debe asegurarse de que las cuotas de la hipoteca se sigan pagando en su totalidad hasta la finalización del préstamo. Para lograrlo, se realiza una novación hipotecaria por fallecimiento y se modifica el contrato para que el cotitular restante sea el único responsable de la hipoteca.

La hipoteca al perder a uno de sus dueños qué sucede

Si eres parte de un matrimonio que tiene una hipoteca conjunta, es importante entender que el préstamo es conjunto y solidario. ¿Qué significa esto? Que tanto tú como tu pareja serán responsables por el pago total de la deuda, no solo por la parte que corresponda a cada uno. Esta situación puede llegar a complicarse en caso de fallecimiento de uno de los titulares, dependiendo de si eres el único heredero o si hay más personas involucradas en la herencia.

En el caso de que seas el único heredero del fallecido, como por ejemplo un cónyuge sin hijos, toda la responsabilidad de la hipoteca recae sobre ti. Esto quiere decir que tendrás la titularidad completa de la vivienda y deberás notificar al banco sobre el fallecimiento y la nueva situación de la propiedad.

Por otro lado, si el fallecido contaba con otros herederos además de tu cónyuge, su parte correspondiente de la hipoteca se dividirá entre todos los herederos, incluyendo a los hijos. En este escenario, será necesario realizar una novación o cambio de titular para modificar la titularidad de la vivienda.

Instrucciones para los sucesores de una propiedad con gravamen hipotecario

Cómo regular la situación de una vivienda hipotecada tras el fallecimiento de una persona

Tras el fallecimiento de una persona que dejó una vivienda hipotecada, los herederos deben realizar algunos trámites necesarios para poder seguir pagando la hipoteca y obtener información sobre el acuerdo hipotecario del titular.

El primer paso que deben llevar a cabo los herederos es obtener el certificado de defunción del fallecido en el Registro Civil. Asimismo, deben solicitar el certificado de últimas voluntades mediante el modelo 790 en las gerencias territoriales del Ministerio de Justicia. En caso de que exista un testamento, es necesario presentar la escritura de adjudicación de la herencia y el testamento.

Es fundamental que los herederos pagen el impuesto de sucesiones, ya que este gravamen debe declararse en la oficina de la zona donde residía habitualmente el fallecido. En caso de que éste no tuviera residencia en España, deben presentarlo en la Delegación de Hacienda de Madrid. La Hacienda concede un plazo de seis meses para realizar el pago.

El destino de una hipoteca sin titular Qué ocurre al fallecer el propietario

En el lamentable caso de que la persona que era dueña exclusiva de la hipoteca falleciera, sus descendientes se encontrarán en una de estas situaciones:

En primer lugar, es importante tener en cuenta que una herencia es un derecho y no una obligación. Por tanto, los herederos tienen la opción de rechazarla. Al hacerlo, también rechazarán la deuda hipotecaria con el banco, evitando así hacerse cargo de esta. Sin embargo, esta decisión conlleva ciertas consecuencias...

Otra alternativa, más común, es aceptar la herencia. En este caso, los herederos se convierten en los nuevos titulares de la hipoteca y de la propiedad. Para ello, deberán realizar una novación de hipoteca tras el fallecimiento de su familiar. A partir de ese momento, los herederos serán los responsables de...

La incógnita de los sucesores

¿Se puede obligar al banco a que solo uno de los herederos se haga cargo de la deuda? Esta es otra de las preguntas frecuentes que el Banco de España responde. Según el artículo 661 del Código Civil, la entidad está obligada a incluir a todos los herederos como titulares de la deuda al subrogarse en ella.

Sin embargo, si se desea que solo uno o algunos de los herederos asuman la deuda, será necesario llegar a un acuerdo con el banco en cuestión, según explica el Banco de España.

Qué pasa si nos solicitan más seguros

El organismo enfatiza que una entidad financiera no puede pedir garantías adicionales ni obligar a contratar nuevos productos a la persona que herede un préstamo hipotecario después del fallecimiento del titular.

Sin embargo, en el caso de que existan varios herederos y no todos quieran hacerse cargo de la deuda, si llegan a un acuerdo con el banco, éste sí podría exigir alguna garantía adicional.

Único titular de la hipoteca fallece en solitario

En caso de fallecimiento del titular de una hipoteca, la familia suele heredar la vivienda a su nombre. Pero según la ley, el heredero tiene la opción de aceptar o rechazar la herencia. Aceptarla significa hacerse responsable no solo del bien, sino también de la deuda.

Es importante saber que una herencia no es una obligación, sino un derecho. Por lo tanto, los herederos pueden optar por renunciar a ella. En este caso, no tendrán que hacer frente a la hipoteca con el banco, pero tampoco recibirán la propiedad.

Si se decide aceptar la herencia, los herederos tendrán que hacerse cargo de la vivienda y del préstamo hipotecario. Además, deberán realizar una novación hipotecaria por el fallecimiento, que consiste en renegociar las condiciones del préstamo para obtenerlo con mejores términos. Durante este proceso, se evaluará el perfil del nuevo titular, considerando su edad y el plazo restante de la hipoteca.

Artículos relacionados