curiosidades de las tortugas marinas

Descubre 10 fascinantes curiosidades sobre las tortugas marinas en honor al Día Mundial

Cada 16 de junio conmemoramos el Día Internacional de las Tortugas Marinas, una fecha para honrar las maravillas de uno de los grupos de reptiles más antiguos del mundo y sensibilizar a la sociedad sobre el cuidado de estos seres. Si deseas conocer más sobre estos habitantes del mar, no dejes de leer estas 10 curiosidades acerca de las tortugas marinas que seleccionamos especialmente para ti en National Geographic.

Tortugas en riesgo de desaparición

Las tortugas laúd, boba y olivácea se encuentran dentro de la categoría de especies "vulnerables", mientras que la tortuga verde se clasifica como "En Peligro". Por otro lado, las tortugas carey y bastarda son consideradas "En Peligro Crítico".

El caparazón un elemento conectado con el entorno

La estructura protectora de las tortugas consiste en una fusión de los huesos de la columna vertebral, cintura escapular y costillas, cubiertos por piel osificada y placas óseas. Aunque algunos piensan que el caparazón es una cubierta externa, en realidad es parte integral de la tortuga y no puede separarse de ella. Su función principal es resguardar al animal de posibles depredadores.

Debajo de estas placas óseas, el caparazón continuamente se renueva con nuevas capas cada año. En ciertas especies, especialmente aquellas que habitan en tierra, se pueden apreciar los anillos de crecimiento en su superficie. Sin embargo, en las tortugas acuáticas, el caparazón suele ser más pequeño debido a que no requieren la misma protección que sus congéneres terrestres.

Por esta razón, cabe...

Pueden ver colores

La identificación de colores es diferente en cada organismo, y resulta asombroso descubrir que las tortugas son capaces de percibir una amplia variedad cromática. Sus ojos son grandes y cuentan con un desarrollo notable, gracias a su párpado.

La capacidad visual de las tortugas les permite diferenciar con bastante precisión tonalidades de amarillo, verde y rojo, ya que estos colores suelen ser el distintivo de las frutas en su hábitat natural. Esta adaptación les proporciona una ventaja en la búsqueda de alimento de óptima calidad y en buen estado.

Además, su agudeza visual a larga distancia es destacable, aunque no alcanza el mismo nivel en la percepción de objetos cercanos.

Flotan con los pulmones

Las tortugas de agua tienen una peculiaridad que les permite sobrevivir en su hábitat natural: mantenerse a flote. A diferencia de los peces, que utilizan su vejiga natatoria para flotar, las tortugas acuáticas o semiacuáticas dependen de su capacidad para respirar y tomar el sol en la superficie.

Cuando una tortuga desea desplazarse por el agua, libera el aire de su organismo para lograr su objetivo. Esto se debe a que, para sumergirse, necesitan soltar el agua que les permite flotar. Para hacerlo, utilizan musculatura especializada que les proporciona el movimiento que requieren.

Únete a nuestro boletín semanal y obtén el contenido más destacado

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia al navegar por él. De estas cookies, aquellas que son categorizadas como necesarias se guardan en tu navegador ya que son esenciales para el funcionamiento básico del sitio. También utilizamos cookies de terceros que nos ayudan a analizar y comprender cómo utilizas este sitio web. Estas cookies solo se almacenan en tu navegador con tu consentimiento y tienes la opción de rechazarlas. Sin embargo, si optas por no aceptar algunas de estas cookies, podría afectar tu experiencia de navegación.

Las cookies necesarias son absolutamente esenciales para el funcionamiento del sitio web. Esta categoría solo incluye cookies que garantizan funciones básicas y características de seguridad del sitio web. Estas cookies no almacenan ninguna información personal.

Son solitarias

Generalmente, se pueden observar a menudo juntándose bajo los rayos del sol, pero su comportamiento no es producto de su naturaleza gregaria, sino más bien de las limitaciones de espacio. Solamente muestran una conducta social durante la época de reproducción y el breve momento de apareamiento, que dura apenas unos minutos.

La fascinante respiración en vientre y patas traseras

El proceso de respiración en las tortugas es bastante peculiar debido a su caparazón rígido, ya que no les permite moverse para inhalar aire. Por ello, recurren a la musculatura de su abdomen para tomar el oxígeno necesario. Sin embargo, cuando realizan algún esfuerzo, como nadar o correr, pueden utilizar sus patas traseras para ayudarse a respirar profundamente.

Este comportamiento es fácilmente observable, ya que a veces podemos ver a las tortugas subiendo y bajando repetidamente sus patas traseras. Esto se debe precisamente a que están realizando una inhalación profunda para recuperar el aliento.

Si te han sorprendido estas curiosidades sobre las tortugas, te invitamos a descubrir más sobre estas fascinantes criaturas en nuestro artículo de EcologíaVerde sobre Cómo nacen las tortugas marinas.

No te pierdas la oportunidad de conocer más datos interesantes sobre estos reptiles con caparazón que habitan tanto en tierra como en el agua. Visita nuestra sección de Curiosidades de los animales para expandir tus conocimientos.

En zonas templadas hibernan

Esencia de la hibernación en zonas templadas:

Las criaturas que necesitan temperaturas cálidas para su funcionamiento, se ven obligadas a hibernar en zonas templadas donde no se alcanzan los 24 °C. Durante este proceso, disminuyen al máximo sus necesidades fisiológicas para evitar consumir alimento. Mientras que algunas se entierran, otras buscan un lugar oscuro y apartado. En estas condiciones, pueden pasar desde otoño hasta primavera, según las particularidades de cada lugar.

Incapaces de generar su propia temperatura

Las tortugas son animales de sangre fría o ectotermos, lo que significa que no pueden generar su propio calor. Es por ello que buscan fuentes de calor para aumentar su temperatura corporal, como por ejemplo, las rocas o troncos de árboles caídos sobre el agua. Para determinar el lugar más cálido, poseen sensores en sus patas y cabeza que les indican la temperatura del entorno. Son necesarios entre 24 y 33 °C para su óptimo funcionamiento, luego de alcanzarla prefieren moverse hacia zonas más frescas.

Tortugas veloces existen también

Excepciones en el reino animal:

Muchos consideran que las tortugas se mueven lento debido a su metabolismo, sin embargo, hay algunas especies que desafían esta creencia. Por ejemplo, la mayoría de las tortugas acuáticas pueden nadar a velocidades impresionantes: ¡hasta 30 o 70 kilómetros por hora!

No tienen dientes

Las tortugas no poseen dientes, pero eso no implica que carezcan de una herramienta para capturar su alimento. En lugar de dientes, en el borde de sus mandíbulas tienen una estructura hecha de queratina extremadamente dura, que se extiende en forma de pico y funciona como una cuchilla para cortar.

La dieta de estas criaturas varía entre las especies, algunas son carnívoras, otras herbívoras y la mayoría combina ambas en una alimentación conocida como omnívora. Aunque no poseen dientes para triturar la comida, pueden trocearla y luego tragarla directamente.

Solamente desovan en tierra

El ciclo reproductivo de las tortugas se completa fuera de su entorno natural. Aunque estas criaturas estén adaptadas a su hábitat, solamente ponen huevos cuando salen a tierra. Es necesario cavar un nido bajo la superficie para que los huevos puedan desarrollarse adecuadamente. De lo contrario, no sería posible su reproducción.

Tanto las tortugas marinas como las terrestres tienen que realizar este proceso. Las tortugas marinas hembras utilizan sus patas en forma de remo para empujarse hacia las playas, donde cavarán su nido. Por otro lado, las tortugas terrestres poseen uñas traseras más largas y patas más robustas, adaptadas específicamente para cavar el nido.

Artículos relacionados